Luxemburgo y sus tradiciones navideñas

En Luxemburgo, la Navidad es una de las fiestas más importantes del año. Se empieza a sentir como a finales de noviembre, con los mercados navideños (casi que hay uno en cada comuna), procesiones, tiendas decoradas, conciertos, y otros eventos que crean un ambiente de fiesta mágica en los cuatro rincones del país.

En Luxemburgo, la mayoría de la población es católica de religión. Para celebrar la Navidad, y por lo tanto el nacimiento de Jesús, los practicantes van a misa, ya sea la misa de medianoche (Metten) el 24 de diciembre, o a la misa de Navidad del 25 de diciembre. Una misa de medianoche particularmente bella se celebra cada año en la catedral de Notre-Dame en Luxemburgo.

,En el mismo contexto, una buena parte de la población pone un belén en casa. Y en muchos pueblos, los niños interpretan a Krëppespill (escenas de la natividad).
Más allá del aspecto religioso, la Navidad es ante todo una celebración familiar. Ya sea la víspera de Navidad o el 25 y 26 de diciembre, en Luxemburgo, las festividades navideñas se caracterizan, principalmente, por numerosas reuniones familiares en torno a comidas abundantes

En cuanto a los platos típicos de estas fiestas, originalmente, una antigua tradición luxemburguesa era cenar, el 24 de diciembre, después de la misa de medianoche, el Träipen (morcilla negra) acompañada de puré de patatas y compota de manzana. Hoy en día, esta tradición es rara y se suele apostar más por platos como pavo, fondue, mariscos, especialmente las ostras, y como postres la “Bûche de Noël” (un brazo gitano de mantequilla) y el “Stollen” (un bollo). Más adelante en las fiestas, tocando ya Reyes, se come la famosa “galette des rois” que es una tarta tradicionalemente de hojaldre y mazapán, aunque ahora ya se ha declinado en otra versiones con chocolate, comporta de manzana y otras frutas.

Durante las fiestas se organizan diferentes eventos tradicionales como el festival Winterlights, en la ciudad de Luxemburgo, los mercados de Navidad, donde se suele comer principalmente “Gromperekichelcher” (tortitas de patata), “Lëtzebuerger Grillwurscht” (salchichas blancas a la parrilla), “Glühwäin” (vino caliente) o “Egg Nogg” (bebida de leche dulce, nata, vainilla y ron).

Para los pequeños de la casa la gran fiesta ocurre el 6 de diciembre, fiesta de San Nicolás, que es quien trae los regalos a los niños/as. En ese día se come tradicionalmente el “Boxemännercher” (hombre de brioche). La Federación de Panaderos ha inventado nuevas especialidades como el “Dännebeemchen” (abeto pequeño de brioche) y un Stollen en forma de árbol de Navidad.
La mayoría de las tiendas, bancos y negocios cierran durante la tarde del 24 de diciembre. Sin embargo, desde el primero de adviento, las tiendas de las principales ciudades abren los domingos.

Los niños en educación primaria y secundaria se benefician de dos semanas de vacaciones escolares.

Oficialmente el día 24, 25 y primero del año no se trabaja, y durante esos días pocos restaurantes y bares abren.

El día de Noche Vieja no se comen uvas, por supuesto, pero si se solían tirar cohetes una vez entrado el año nuevo. Pero desde hace un par de años las comunas han empezado a restringir el uso de petardos y fuegos artificiales, y en algunas inlcuso está prohibidos, por lo que no hay un gran ambiente festivo como en otros países.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*