Mañana entra en vigor la nueva ley española contra el fraude fiscal que afecta a algunos residentes españoles en el extranjero.

dinero

dineroMañana entra en vigor la nueva ley española contra el fraude fiscal que afecta a algunos residentes españoles en el extranjero.

dineroYa hemos oído hablar mucho en el telediario español de la famosa n ueva ley contra el fraude fiscal en España, Ley 7/2012, que prohíbe los pagos en efectivo de más de 2.500€. Pues bien, para los que no estén al corriente, la ley prevé otros cambios que afectan a muchos españoles residentes “oficialmente” en el extranjero, por tanto, a los que estamos aquí. Parece ser que con la nueva ley algunos de nosotros también somos residentes fiscales en España y tendremos que declarar nuestro patrimonio allí y pagar ciertos impuestos. Es un tema candente pues ya sabemos que si ahora tenemos esa responsabilidad y no la cumplimos Hacienda puede sancionarnos de pleno derecho.

¿Pero entonces a quién se le aplica la ley?

Bien, la nueva ley dice:

Artículo 10. Contribuyentes que tienen su residencia habitual en territorio extranjero.

Sse considerarán contribuyentes las per sonas de nacionalidad española, su cónyuge no separado legalmente e hijos menores de edad que tuviesen su residencia habitual en el extranjero, por su condición de:

a) Miembros de misiones diplomáticas españolas (jefe de la misión, miembros del personal diplomático, administrativo, técnico o de servicios de la misión)

b) Miembros de las oficinas consulares españolas ( jefe de éstas, funcionario o personal de servicios a ellas adscritos, con excepción de los vicecónsules honorarios o agentes consulares honorarios y del personal dependiente de ellos).

c) Titulares de cargo o empleo oficial del Estado español como miembros de las delegaciones y representaciones permanentes acreditadas ante organismos internacionales o que formen parte de delegaciones o misiones de observadores en el extranjero.

d) Funcionarios en activo que ejerzan en el extranjero cargo o empleo oficial que no tenga carácter diplomático o consular.

 

Además se consideran contribuyentes por tener su residencia fiscal en España a:

Artículo 9. Contribuyentes que tienen su residencia habitual en territorio español.

a) Que permanezca más de 183 días, durante el año natural, en territorio español. Para determinar este período de permanencia en territorio español se computarán las ausencias esporádicas, salvo que el contribuyente acredite su residencia fiscal en otro país. En el supuesto de países o territorios considerados como paraíso fiscal (32), la Administración tributaria podrá exigir que se pruebe la permanencia en éste durante 183 días en el año natural.

Para det erminar el período de permanencia al que se refiere el párrafo anterior, no se computarán las estancias temporales en España que sean consecuencia de las obligaciones contraídas en acuerdos de colaboración cultural o humanitaria, a título gratuito, con las Administraciones públicas españolas.

b) Que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta.

c) Se presumirá, salvo prueba en contrario, que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando, de acuerdo con los criterios anteriores, resida habitualmente en España el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de aquél.

+ info

 

¿De qué hay que informar a hacienda sobre los siguientes bienes y derechos situados en el extranjero?

– De cuentas situadas en el extranjero abiertas en entidades que se dediquen al tráfico bancario o crediticio de las que sea titular o beneficiario o en las que se figure como autorizado o de alguna otra forma se ostente poder de disposición.

– Títulos, activos, valores o derechos representativos del capital social, fondos propios o patrimonio de todo tipo de entidades de los que sea titular y que se encuentren depositados o situados en el extranjero.

– Títulos representativos de la cesión a terceros de capitales propios de los que sea titular y que se encuentren depositados o situados en el extranjero.

– Seguros de vida o invalid ez de los que sea tomador y rentas vitalicias o temporales de las que el contribuyente sea beneficiario como consecuencia de la entrega de un capital en dinero, bienes muebles o inmuebles, contratados con entidades establecidas en el extranjero.

– Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles de su titularidad situados en el extranjero.

 

¿Cuándo y cómo debo informar de todo esto?

Para no incurrir en errores o delitos lo mejor es ponerse en contacto directo con Hacienda

 

La ley 7/2012

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*